Follow @estilo_nana

jueves, 6 de abril de 2017

ENTREVISTAS NANÁ: Malén Denis "Tengo una relación heraclítea con las golosinas donde la identidad de la misma se da por la tensión de dos estados opuestos: necesidad absoluta y desprecio total."

Hoy en Estilo Naná tenemos el agrado de tener como invitada especial a la magnífica Malén Denis quien no solo se atreve a responder el cuestionario Naná sino que lo hace de manera impecable y exquisita. Gracias Malén! :)



Malén Denis (Buenos Aires, Argentina, 1989) Magíster en Escritura Creativa por la Universidad de Tres de Febrero, también estudia Filosofía en la Universidad de Buenos Aires. Publicó los libros de poesía Con una remera de Sonic Youth (2009, Nulú Bonsai), Buscar drogas en Wikipedia (2014, Nulú Bonsai); y las plaquetas Ciencias naturales (2014, La fuerza suave), Las copias se hacen en el acto (2015, Siberia) y La culpa de esta lluvia (2015, La fuerza suave). Sus textos fueron publicados en México, Estados Unidos, España, Perú y Colombia, entre otros. Traduce poesía. Actualmente trabaja en su primera novela "Litio".

Pueden seguirla en: 

Twitter: @malendenis  
Facebook: Malén Denis 
Instagram:@malendenis 



  1. ¿Qué relación tenés con las golosinas?
    Ambigua, como con todo. Tengo épocas en las que no piso un kiosko, épocas en las que no puedo evitar caer en la tentación de probar todo lo que encuentro. Podría decirse que tengo una relación heraclítea con las golosinas donde la identidad de la misma se da por la tensión de dos estados opuestos: necesidad absoluta y desprecio total.

  2. Si fueras una golosina, ¿cuál serías?, ¿por qué? (Vale inventar).
    Sería algo que tenga varias versiones, que esté vinculado a algo serio pero que tenga un espíritu lúdico, una golosina poco estática. Sería pochoclo, por ejemplo, porque puede ser dulce o salado, que son opuestos pero que son vitales para conformar su identidad, su sereidad, es decir el "ser pochoclo". También porque se asocia al cine, y porque tiene algo aéreo, hace pop, salta y se escapa. Creo que también podría ser de esas golosinas con efectos inesperados, como los chupetines Crazy Dips que, además, estaban compuestos de dos partes. Me gusta la idea de que esa golosina estalle en la boca, que sea dulce y explosiva, una experiencia que excede a su fin, que sería el de ser dulce y deleitar. Como dije, lo que sea que sea tendría que ser algo dual, algo que complete su identidad en sus dos versiones. En Estados Unidos era adicta a los pretzels bañados en chocolate, era esa cosa de saber que venía lo salado pero que siempre te sorprendía, una cosa que no puede ser sin la otra.

  3. Si tuvieras la posibilidad de compartir dulces con personajes del presente, del pasado o del futuro ¿a quiénes elegirías?, ¿qué les compartirías? ¿dónde?
    Me interesaría saber qué pensaría Platón del chocolate. Según mi propia teoría malenística del orden del universo, el mismo ocupa el lugar del único trascendente. Me pregunto si de conocer el chocolate Platón podría afirmar que hay ideas de otras cosas. Porque él decía que había ideas, formas arquetípicas y perfectas de todo lo bueno y digno. Pero si todo lo bueno y digno está concentrado en una única cosa como es el chocolate? ¿Qué diría? Quizás el mundo sería hoy menos dualista y más chocolatocentrista, no sé, al menos más corpóreo y exuberante, eso seguro. Viajaría yo hasta la Antigüa Grecia con todo tipo de variedad de Chocolate: amargo, con leche, con almendras, con pasas, todo lo que haya disponible.

  4. ¿Manejás algún tipo de información sobre dulces de la antigüedad clásica?
    Sé que había algo que se llamaba Kykeon, o ciceón, que era una bebida que se usaba en los ritos de iniciación. Toma su nombre de un verbo que significa mezclar, porque justamente se obtenía de la mezcla y agitación de sus elementos (vino, cebada, hierbas). Es el único recuerdo que tengo en términos de alimentación griega.

  5. Top 5 de golosinas favoritas: justificar con una palabra o persona-
    - Dos corazones:
    poemaMoras mogul: textura- Swedish Fish: cardumen- Vauquita: austeridad- Turrón Arcor: infancia

Apéndice: amo el chocolate con todo mi ser pero cuando pienso en golosinas no puedo ponerlo en la lista (el Dos Corazones no ingresa exactamente en categoría "chocolate", podría desarrollar el tema). Considero que el Chocolate pertenece a un universo trascendente respecto del resto de las golosinas, algo así como el semidios de los dulces. En algún punto está más cerca de la comida propiamente dicha, pero incluso las supera. No me quiero poner idealista, pero hay algo asociado a la perfección en torno al chocolate, por lo cual no me pronunciaré para no injuriar, incluir chocolate en la lista es despojarlo de su ser divino.

  1. ¿Qué golosinas y otros elementos incluirías en la piñata de una gran fiesta?
    Aprovecharía la piñata para centrarme en el diseño de la golosina, que tengan muchos colores, muchas formas. Haría una piñata globo transparente colmada de gomitas de diferentes tipos y más que nada traslúcidas para que hagan un impactante efecto visual. Algo bien pop. Si me querés llevar al extremo, sueño con llenar una pileta de gelatina en la misma fiesta, gomitas y gelatina son parientes cercanos.

    NdN (Nota de Naná): esto me enloquece.

  2. ¿Cuál es el mejor y el peor recuerdo que tenés asociado a las golosinas?
    Malo: Siempre me hicieron bullying porque me gustan los caramelos Media Hora, así que me acostumbré a disimular mi inclinación a elegirlos. Me cuesta mucho elegirlos por motus propio porque algo en mí se siente aún bajo un juicio estético y moral.

    Bueno: Recuerdo con particular alegría los locales de los shoppings que vendían caramelos por peso, tenían muchos caramelos en dispénsers de plástico transparente. Recuerdo el placer de llenarme con esas gomitas en forma de colmillos y después no querer comer la comida. Mis padres, demasiado progres como para darme caramelos, no me dejaban comer muchos. Así que la experiencia de la golosina era algo bastante excepcional. Además, siempre alineados a la izquierda, tenían cierto resquemor por todo lo que fuera shopping mall, disneylandia, colores. Así que siempre que como esos dientitos pienso en ese momento MÁGICO y de libertad de tener mi bolsa de caramelos, mi tesoro, algo que pasó realmente muy pocas veces.

  3. Definición personal de golosina.
    Experiencia estética individual y atemporal. Momento único de deleite personal. Suspensión del tiempo lineal.

  4. ¿Cuál es el mejor momento para disfrutar de una golosina?
    De madrugada, como casi todo lo que me gusta.






1 comentario:

  1. me gustó la palabra heraclítea, nunca la oi en mi vida.Si me falta todavia por aprender palabras :/

    ResponderEliminar

Chocolate Icecream